Un balcón o una terraza es un lugar excelente para iniciarse en el mundo de los huertos urbanos ecológicos. Tan sólo hacen falta unas macetas (o recipientes con el fondo agujereado para permitir el drenaje), tierra (si es orgánica mejor), semillas (preferiblemente ecológicas) y agua (yo recojo el agua con una garrafa de la ducha hasta que sale caliente). Además yo abono con compost elaborado con restos de frutas y verduras ecológicas (echo los restos a un cubo con un poco de tierra y los voy removiendo semanalmente). La satisfacción y el encanto de comer lo cultivado por uno mismo, aunque sean unas hierbas aromáticas, no tiene precio.

  • Acelga

  • Col lombarda

  • Espinaca

  • Hierbabuena

  • Lechuga

  • Perejil

  • Tomate cherry

  • Trigo sarraceno