Las semillas de cáñamo son una fuente importante de proteínas (muy digestivas y asimilables, contienen todos los aminoácidos esenciales necesarios), fibra, minerales (hierro, magnesio, calcio, fósforo) y vitaminas (A, B, C, D, E). Además aportan una proporción equilibrada de ácidos grasos omega 3, 6 y 9. Favorecen la salud cardiovascular, contribuyen al buen estado de huesos, articulaciones y dientes, participan en el buen funcionamiento del sistema inmune, y son un potente antioxidante.

1 vaso semillas peladas de cáñamo (Linwoods)
1 tomate
1 zanahoria
1 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
1/2 pepino
1 limón, zumo
1 cucharada aceite de oliva virgen extra
1 pizca sal marina
1 pizca pimienta negra
cilantro

Picar las hortalizas en dados pequeños, mezclarlas con las semillas, y aliñar con limón, aceite, sal, pimienta y cilantro. Dejar reposar y servir frío.