Una sopa refrescante y deliciosa para el verano, muy suavecita.

1 pepino grande (ó 2 pequeños)
1/2 pimiento verde
1/4 cebolleta pequeña
1 diente de ajo pequeño
1 cucharada aceite de oliva virgen extra
1/2 cucharada vinagre de manzana
1/2 cucharadita sal marina

Pelar el pepino (si el pepino es ecológico y se prefiere un sabor más fuerte, dejar la piel) y trocearlo. Pelar también el ajo y la cebolla, y trocearlos junto con el pimiento. Triturar todo en la batidora hasta que quede una sopa fina. Servir frío.