Tras el éxito del sorbete de limón, seguimos refrescándonos lo que queda de verano con este delicioso sorbete de horchata. El método es el mismo, salvo que recomiendo endulzar un poco más la horchata porque al congelar pierde algo de dulzor, pero por lo demás está buenísimo.

1 vaso horchata
1/2 vaso agua
canela en polvo

Echar la horchata en un molde para cubitos de hielo, e introducir en el congelador durante unas 6 horas (se puede dejar más tiempo y tener una reserva siempre preparada). Poner los cubitos de horchata congelada y el agua en una batidora de vaso de alta potencia y triturar. Espolvorear con canela y servir recién hecho.