Aunque, por el momento, el sorbete de limón sigue siendo mi favorito, me gusta probar a experimentar con otros sabores.

1 vaso licuado de melón
1/2 vaso agua

Verter el licuado de melón en un molde para hacer cubitos de hielo, y meter al congelador durante unas 4 ó 6 horas (se puede dejar más tiempo y tener una reserva siempre preparada). Echar los cubitos de licuado de melón y el agua en una batidora de vaso de alta potencia y triturar. Tomar recién hecho.