A falta de una heladora (por ahora) hay que hacer uso de la imaginación para preparar ricos y sanos helados veraniegos, y esta es una manera muy fácil y rápida para poder disfrutarlos. Con esta refrescante delicia, aprovecho para hacer mi segunda aportación al “ligero pero sabroso” del CSC#8 de este mes, y me voy de vacaciones (primero unos días a Bilbao y después una semanita a Londres). ¡Buen verano!

1 vaso limonada (licuado de 1/2 limón con cáscara y 3 ó 4 manzanas)
1/2 vaso agua

Verter la limonada en un molde para hacer cubitos de hielo, y meter al congelador durante unas 4 ó 6 horas (se puede dejar más tiempo y tener una reserva siempre preparada). Echar los cubitos de limonada y el agua en una batidora de vaso de alta potencia y triturar. Tomar recién hecho.