No sólo tiene un color muy llamativo la sopa fría de tomate y remolacha de Nagore, del blog qué hago con mi cesta de verduras, sino que además es refrescante y deliciosa. Ya sé que no es exactamente un gazpacho, aunque le haya puesto ese nombre, pero es que me ha recordado mucho la consistencia.

1 remolacha
4 tomates de pera (ó 2 tomates grandes)
1 cucharada aceite de oliva virgen extra
1 pizca sal marina

Pelar y licuar la remolacha. Poner en el vaso de la batidora los tomates troceados, el jugo de remolacha, aceite y sal. Triturar, guardar en la nevera y servir frío.