400 gramos piña
4 cucharadas coco rallado
agua

Partir la piña en trozos pequeños, meter en un recipiente hermético y guardar en el congelador hasta que esté congelada. Poner la piña en el vaso de la batidora junto con el coco rallado y un dedo de agua para ayudar a batir, y triturar todo. Servir en forma de bolas, con coco rallado por encima.