hojas de rúcula
1 pera
brotes de alfalfa
nueces picadas
aceite de oliva virgen extra
1/2 naranja, zumo

Colocar las hojas de rúcula en el fondo del plato o fuente, y añadir un puñadito de brotes de alfalfa. Pelar la pera, quitarle las pepitas y partirla en láminas. Poner las láminas de pera sobre la rúcula. Esparcir unas cuantas nueces picadas, y aliñar con zumo de naranja recién exprimido y aceite de oliva.