1/2 vaso pistachos crudos
1 plátano maduro
1 vaso agua

Poner en remojo los pistachos la noche anterior en un recipiente dentro de la nevera. Escurrir y lavar con agua fresca.
En el vaso de batidora, echar los pistachos, un plátano cortado en rodajas y un vaso de agua, y batir bien hasta obtener un batido cremoso. Servir recién hecho.