La castaña es el fruto del castaño, árbol de la familia de las fagaceae nativo de climas cálidos del hemisferio norte. Fue una importante fuente de alimentación en el sur de Europa, en el sudoeste y este de Asia y en el este de Norteamérica, debido a su gran aporte nutricional (vitamina C, minerales, carbohidratos, proteínas y grasas). Se puede comer cruda, hervida, asada o en forma de harina (para hacer pan, dulces y pasta).

En algunos lugares de España (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, Cataluña) se celebra una fiesta tradicional de la castaña (magosto, amagüestu, magosta, gaztainerre, castanyada) a finales de octubre o principios de noviembre en la que se comen estos frutos principalmente asados. En Vizcaya, además, se visitan las ericeras (antiguas construcciones cerca de los castañeros en las que se almacenaban las castañas tras su recolección).

100 gramos castañas (peladas)
1 litro agua

Pelar las castañas quitándoles tanto la piel exterior como la interior (tras pelarlas tienen que quedar unos 100 gramos). Ponerlas a remojo en agua durante la noche. Escurrirlas. Colocar las castañas y el litro de agua en el vaso de la batidora, y triturar. Colar la pulpa para separarla de la leche. Conservar en la nevera.