1 vaso semillas de lino
1 cebolla grande
1 tomate seco

Triturar las semillas de lino, la cebolla troceada y el tomate seco picado en la batidora. Extender con ayuda de una espátula la masa (grosor entre medio y un centímetro) sobre una lámina de deshidratador o un papel antiadherente, y marcar surcos con el canto de la espátula para dar la forma y el tamaño deseados a los panes. Secar durante 8-10 horas en el deshidratador eléctrico o el tiempo necesario al sol hasta que esté crujiente.
Después de secar con el deshidratador, dejarlo sobre una rejilla 5 ó 10 minutos para que termine de evaporarse la humedad. Guardar en un recipiente hermético.