Bueno, no se puede decir que sea una receta muy elaborada que merezca una entrada… aunque la pongo de todas formas porque quiero hacer una mención especial a la materia prima, las naranjas de Valencia. Hace algún tiempo unos amigos nos comentaron que buscaban a alguien para hacer un pedido compartido de naranjas por internet a Naranjas Lola. Esta empresa familiar vende a domicilio (“del árbol a su mesa en 24 horas”) naranjas (“artesanales” y “sin productos artificiales”) de zumo y de mesa (naranjas navelinas, naranjas navel lane late, naranjas sanguinas), mandarinas, limones y pomelos. Pues resulta que el otro día nos juntamos y volvió a salir el tema, así que nos lanzamos a comprar a una caja de 15 kilos (es el pedido mínimo) de naranjas de zumo, de mesa y mandarinas. El olor de estas naranjas y mandarinas es tremendamente intenso, y su sabor dulce y delicioso… sólo me queda decir que han durado menos de lo que esperaba y que habrá que hacer pronto otro pedido.

2 naranjas de zumo
1 pizca de especia en polvo (canela, nuez moscada, jengibre…) (opcional)

Partir las naranjas por la mitad y exprimirlas con un exprimidor, manual o eléctrico (yo tengo uno manual de acero inoxidable).
Añadir una pizca de especia en polvo (con canela está muy rico, también con un poquitín de varias especias, o simplemente omitir este paso), remover bien y servir recién hecho.