¡Hoy es mi cumpleaños! La yaya me ha regalado una bandeja con tres cuencos, aunque lo realmente valioso de ello son los dibujos que ha hecho ella misma para decorar la bandeja, ¿a que son una preciosidad? Y además yo me he auto-regalado (porque yo lo valgo) una macetita de romero ecológico de El Jardín de Paula, es que cuando la he visto no me he podido resistir.

Me queda exactamente un año para cambiar de decena así que, dándole un enfoque positivo, he decidido crear el proyecto “este-es-el-año-de-hacer-por-fin-todas-las-cosas-que-siempre-he-querido-hacer”. Para empezar, porque no hay tiempo que perder, me he apuntado a un curso de fotografía en Fotografía Zaragoza que empieza la semana que viene. Espero aprender mucho y poder aplicarlo también aquí.

1 manojo espinacas
4 tomates medianos
1/2 limón, zumo (ó 2 ó 3 cucharadas vinagre de manzana)
1 tomate seco (opcional)

Poner a hidratar en tomate seco en agua.
Triturar con la batidora las espinacas y los tomates troceados (no hace falta añadir agua porque los tomates ya tienen bastante, y si no quedaría muy líquida la sopa; si resulta fuerte de sabor, se puede rebajar con un poco más de tomate). Añadir el zumo de limón o vinagre de manzana, y mezclar.
Escurrir el tomate seco, picarlo y echarlo por encima para decorar. Servir inmediatamente, o conservar en la nevera (aunque está mejor recién hecho).