Vi esta original receta de limonada de Jay Kordich en el blog de The Raw Divas. Había probado antes varios intentos de hacer limonada añadiendo agua y endulzantes naturales al limón exprimido, pero los resultados no me terminaban de convencer… o quedaba muy aguado o demasiado intenso, o el dulzor no cuadraba con el sabor del limón… En cambio, esta receta me parece de lo más simple y satisfactorio. Se trata de licuar el limón con cáscara y manzanas, que le aportan la textura y el dulzor perfectos. Siempre es importante procurar utilizar ingredientes ecológicos, aunque en este caso aún más ya que empleamos la cáscara del limón.

El año pasado compré una planta de incienso (Plectranthus Coleoides), que aunque no es la que se emplea para hacer el incienso de quemar se denomina así porque huele igual. La he tenido desde entonces en el balcón, donde no sólo ha aguantado como una campeona el invierno y el verano de Zaragoza sino que ha crecido muchísimo. Pues, para mi sorpresa (ya que se reproduce por esquejes), este otoño ha echado unas preciosas y curiosas florecillas blancas con manchitas lilas.

1/2 limón con cáscara
3 manzanas

Lavar muy bien el limón y las manzanas, y trocearlos en cuartos. Se pueden variar las cantidades en función de la acidez del limón o del gusto personal.
Licuar toda la fruta, remover el zumo para que se mezcle bien y servir recién hecho.