El mosto es zumo de uva obtenido mediante prensado. Si este zumo se fermenta, se obtiene el vino.

Tenía ganas de probar a hacer zumo de uva con la licuadora para ver si el resultado merecía la pena. Para empezar es de lo más sencillo, ya que no hay que retirar las pepitas ni las pieles a las uvas… simplemente se pasan por la licuadora y después de extraer el jugo los restos se quedan en el filtro junto con la pulpa. Además se aprovechan bastante bien porque sueltan mucho zumo. Y por último, el sabor no tiene nada que ver con el comprado, sino que ¡es el mosto más delicioso que he probado nunca!

Pues con un vasito de rico mosto casero y una foto de uno de los tres hermosos tomates cherry cebra que acaba de dar la tomatera del huerto del balcón, me despido hasta septiembre. Me voy de vacaciones primero unos días a Bilbao, y después desde allí dos semanas ¡al país del sol naciente! Feliz verano.

1 kilo uvas (negras o blancas)
.
Soltar todas las uvas (yo usé uvas negras) de los racimos y lavarlas bien.
Pasar las uvas por la licuadora, y servir recién hecho.