El otro día en el mercado se me antojaron higos. Luego, en casa, cuando los probé me di cuenta de que no estaban muy dulces… y acabé acordándome de unos plátanos muy maduros que tenía en el frutero y que ya casi parecían mermelada de plátano. Así que se me ocurrió juntar ambos ingredientes y el fruto de esta unión es esta deliciosa crema que, además, quedó preciosa gracias a los trocitos de la piel del higo que la tiñen ligeramente. Creo que también quedaría fabuloso como helado.

2 plátanos muy maduros
6 higos
.
Pelar y trocear los plátanos; cortar los higos en cuartos.
Triturar con la batidora los plátanos y los higos juntos.
Servir frío, adornado con un trocito de higo.