Una ensalada dulce y colorida, con aires exóticos, ideal para disfrutar en verano. La piña le da un toque muy jugoso. Si no se encuentra maíz fresco natural puede prescindirse de él o sustituirlo por algún otro ingrediente, y pueden emplearse los tomatitos de cualquier variedad (estos son morados, no sé su nombre) o incluso tomate de ensalada troceado.

5 ó 6 hojas lechuga hoja de roble
1 rodaja piña
1 cucharada maíz fresco
1/2 zanahoria
4 tomatitos
aceite de oliva virgen extra
vinagre de manzana
.
Colocar las hojas de lechuga extendidas sobre un plato o ensaladera.
Pelar la zanahoria y rallarla en juliana; echarla sobre la lechuga.
Trocear la rodaja de piña en triándulos o tacos medianos, y echarlos también.
Añadir el maíz y los tomatitos cortados en mitades.
Aliñar con aceite de oliva y vinagre de manzana, y servir recién hecho.