Elena, del blog El delantal verde, nos deleita con esta sencilla esquisitez de toque árabe que, para más encanto, es una receta de desayuno familiar. Mis únicas variaciones han sido el pan crudo deshidratado y el sirope de agave.

pan de trigo sarraceno con nueces y pasas
aceite de oliva virgen extra
1 naranja
sirope de agave
canela en polvo
.
Sobre un pan deshidratado (yo utilicé de trigo sarraceno con nueces y pasas porque pega más con los sabores dulces), verter una cucharadita de un buen aceite de oliva.
Cortar la naranja por la mitad y exprimir un chorrito de zumo con la mano directamente sobre el pan.
Añadir una cucharadita de sirope de agave para endulzar, y espolvorear un poco de canela por encima.
Servir recién hecho.