Me había propuesto el reto de hacer un helado de batido verde (green smoothie) y, aunque pensaba que el sabor sería un tanto extraño (yo creo que seguramente era por imaginarlo de color verde), estaba segura de que la consistencia quedaría bastante auténtica de helado. Pues cuál ha sido mi sorpresa al no conseguir dicha consistencia, sino más bien una crema espesa o una especie de mousse líquida, pero un sabor verdaderamente dulce y delicioso. A pesar de que este intento fallido de helado ha resultado un grato descubrimiento, me queda pendiente de preparar el helado verde para otra ocasión.

2 plátanos maduros
2 hojas escarola
100 mililitros agua
.
Pelar los plátanos, cortarlos en rodajas y ponerlos en el congelador durante 24 horas.
Echar el agua y la escarola picada en el vaso de la batidora (se puede emplear cualquier otra verdura de hoja verde); triturar lo máximo posible. Después añadir las rodajas de plátano congelado y volver a batir hasta que se forme una crema homogénea.
Servir recién hecho.