Un desayuno completo y para chuparse los dedos. Además me encanta el colorcillo rojo que va cogiendo la leche al mezclarla con la fruta. Se puede emplear la leche vegetal y la fruta que se prefiera (en esta ocasión utilicé cerezas) o una mezcla de varias frutas, y endulzarla al gusto (yo no le añadí sirope a la leche porque ya la había endulzado antes con algunos dátiles en el momento de prepararla; tampoco le hubiera hecho falta porque las cerezas estaban muy maduras y dulces).

1 vaso leche vegetal (almendra, sésamo, avellana, anacardo, pistacho…)
1 puñado frutas rojas (cereza, fresa, frambuesa…)
1 pizca canela en polvo
1 cucharadita sirope de dátil / sirope de agave (opcional)
.
Echar la fruta troceada y deshuesada en un tazón.
Verter la leche, endulzar y añadir un poco de canela al gusto.
Remover y disfrutar.