Esta ensalada surgió mezclando los ingredientes que más me apetecían un día en un restaurante con buffet de ensaladas. Simplemente junté zanahoria en juliana, tomatitos y uvas pasas, y aliñé con aceite de oliva… una mezcla sencilla y, como muchas de las cosas sencillas, muy placentera.

Pues resulta que leyendo a Ksenia de Tales of a spoon descubrí que la ensalada de zanahoria (sin los tomatitos y con ajo rallado) es un plato típico ruso, así que decidí probar a echar un poco de ajo en polvo a mi versión, aprovechando que ayer la cesta ecológica traía zanahorias y un variado montón de tomatitos. Me ha sorprendido gratamente porque le da un toque muy interesante que contrasta con el dulzor de las pasas.

Por cierto, el ajo en polvo lo preparo yo misma en casa. Cuando se acumulan bastantes cabezas de ajos de la cesta ecológica pelo los dientes de ajo, los lamino y los deshidrato. Luego los guardo en botes herméticos, algunos laminados para usar tal cual y otros molidos con la batidora (también se puede usar un molinillo) hasta hacerlos polvo. El ajo molido tiende a apelmazarse con el calor del verano, aunque puede volver a desmenuzarse fácilmente. Además, al deshidratarlo y molerlo de forma casera su sabor es más intenso que el de las tiendas de especias.

2 zanahorias
1 cucharada uvas pasas
1 cucharadita ajo en polvo
tomatitos
aceite de oliva virgen extra
.
Pelar las zanahorias y rallarlas en juliana.
Añadir un puñado de uvas pasas y ajo en polvo al gusto.
Echar unos cuantos tomatitos, aliñar con aceite de oliva y mezclar bien.