La sandía es el fruto de una planta de origen africano, cuyo color rojo se debe al antioxidante licopeno; además es rica en agua y sales minerales. Sus semillas son fuente de vitamina E.

La acidez de la piña y el dulzor de la sandía combinan a la perfección, resultando en un batido delicioso.

1/2 piña
1/4 sandía
.
Pelar la piña y la sandía (utilizar más o menos la misma cantidad de cada fruta), trocearlas y batir bien con la batidora.
Servir frío, acompañado de una brocheta de trocitos de ambas frutas.