Karen Knowler es una coach, formadora y escritora sobre comida cruda con una larga trayectoria y una amplia experiencia. En su página web hay acceso a diversos programas, vídeos, artículos, recetas y otros recursos, como la suscripción a un boletín. Una de las recetas disponibles es esta increíble y deliciosa base de pizza.

Las pizzas crudas pueden cubrirse con una amplia variedad de ingredientes, aunque conviene no utilizar cosas demasiado húmedas para que la base no se moje con rapidez y se rompa. También pueden hacerse variaciones en la elaboración de la masa sustituyendo algunas hortalizas y/o especias por otras. En ambos casos, no hay límites en cuanto a creatividad e imaginación.

200 gramos trigo sarraceno germinado
1 tomate
1/2 pimiento morrón rojo
1/4 cebolla
1 diente de ajo
3 tomates secos
4 cucharadas aceite de oliva virgen extra
1 cucharada albahaca
1 cucharadita mezcla de especias para pasta
.
Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora, y triturar muy bien hasta que se forme una masa uniforme.
Extender la masa con ayuda de una espátula sobre una lámina antiadherente, haciendo una forma redondeada con un grosor de medio centímetro aproximadamente.
Dejar secar hasta que se vea la superficie seca y se pueda manejar la masa, dándole la vuelta para que se seque por ambos lados, o bien al aire (el tiempo depende del clima y de la humedad ambiental) o en un deshidratador (durante unas 6 u 8 horas).
Cubrir de ingredientes al gusto: salsa de tomate triturado, queso crema, guacamole, hortalizas, frutas, frutos secos, especias…