El otro día estuve curioseando la sección gastronómica de la biblioteca que, no sé muy bien porqué, se me había pasado desapercibida hasta ahora. Para mi sorpresa, y muy grata además, vi un montón de libros sobre cocina vegetariana (uno de ellos hasta tenía un apartado vegano y otro crudívoro). Aunque, como buena aficionada a los zumos y batidos naturales, el que definitivamente me encantó fue 365 Zumos y Batidos de la escritora y nutricionista Natalie Savona. Aparte de una extensa e inspiradora recopilación de zumos, batidos y refrescos de frutas y verduras, la autora muestra un amplio conocimiento en cuanto a ingredientes, utensilios y modos de preparación, proporciona consejos básicos, y explica las diferencias nutricionales entre los zumos licuados y los batidos. Además, cada receta viene acompañada de una pequeña tabla informativa sobre “energía”, “desintoxicante”, “inmunidad”, “digestión” y “piel” con puntuaciones de 1 a 5 estrellas. Por último, hay una sección al final del libro con cuatro programas de salud (iniciación, desintoxicante, inmunitario y rejuvenecedor), una tabla de nutrientes (que incluye los alimentos en los que se encuentran y sus beneficios) y otra tabla de zumos para aliviar dolencias. En definitiva, un libro muy completo en todos los aspectos.

Este batido es una mezcla de dos recetas del libro; por un lado, manzana y moras, y por el otro manzana y canela. Estos tres ingredientes se fusionan en una mezcla exquisita que recuerda a la tarta de manzana.

Por cierto, la autora, Natalie Savona, tiene publicado en la misma editorial otro libro posterior titulado El gran libro de los zumos, con más de 400 recetas.

2 manzanas
150 gramos moras
1 cucharadita canela en polvo
1 vaso agua
.
Descorazonar las manzanas y trocearlas (no hace falta pelarlas, sobre todo si son ecológicas).
Batir en la batidora las manzanas y las moras junto con la canela y el agua.
Servir recién hecho.