Los melocotones que tenía por casa se estaban poniendo ya demasiado maduros, por lo que los he utilizado para hacer una versión cruda de la original y aromática mermelada de melocotón y cardamomo de Erinia en su blog No Vegetariano. El procedimiento ha sido el mismo que en la mermelada de cereza: triturar el doble de fruta que de dátil con un chorrito de zumo de limón para evitar la oxidación y, en este caso, la especia. Riquísima… el cardamomo le queda increíble. Me la he merendado sobre unos panes de trigo sarraceno con nueces y pasas, mmhh… ¡No veo el momento de probar el resto de tus grandes ideas para mermeladas, Erinia!

1 vaso melocotón troceado (2 melocotones pequeños)
1/2 vaso dátiles (10 ó 12 dátiles)
1 cucharadita zumo de limón
2 vainas cardamomo
.
Echar en el vaso de la batidora los melocotones y los dátiles deshuesados y troceados.
Triturar los melocotones con los dátiles,  un chorrito de zumo de limón y las dos vainas de cardamomo.
Guardar en un recipiente de cristal, y dejar reposar un rato en la nevera para que coja consistencia.
Conservar en la nevera, y consumir en menos de una semana.