Estos taquitos de pepino relleno son un aperitivo muy fácil, versátil y vistoso. Se pueden rellenar con cualquier ingrediente, se preparan en un santiamén y quedan muy ricos. Yo he empleado un vaciador de frutas/verduras (es mi último cachivache culinario y me encanta lo estética que resulta la comida con él), aunque se puede usar igualmente un cuchillo.

En otro orden de cosas… ¡el tomate cherry del huerto ya está maduro! Y a su lado ya está creciendo otro. Me ha gustado mucho ver todo el proceso desde que era una flor. Cada día lo miraba y podía apreciar los pequeños avances y cambios de color. Además, cómo alegra la vista del balcón. Desde luego, aunque coseche cuatro tomates, estas cosas no tienen precio.

2 pepinos
1 tomate
1 zanahoria
1/2 ajo tierno
1 pizca pimienta cayena
.
Pelar los pepinos a rayas a lo largo (es decir, dejando una tira de piel sí y otra no), y cortarlos en trozos de unos 2 centímetros aproximadamente.
Vaciar el interior de cada trozo de pepino por uno de los lados, dejando el otro lado como base para que haga de recipiente del relleno.
Picar la pulpa del pepino junto con el tomate, la zanahoria y el ajo tierno.
Mezclarlo todo y rellenar los trozos de pepino.
Echar por encima una pizca de pimienta cayena (o de cualquier otra especia) y servir.