Con el buen tiempo apetecen más los platos frutales y fresquitos. Esta ensalada es refrescante, saciante y a la vez ligera, una buena apuesta para estos días soleados en los que preferimos pasar más tiempo al aire libre que en la cocina.

El protagonista del huerto de hoy es el aguacate. Después de varios intentos de germinar un hueso de aguacate, me contaron cómo se consigue: colocar la parte más gruesa del hueso hacia abajo y la más puntiaguda hacia arriba, clavarle 3 ó 4 palillos de madera horizontalmente en los costados, sumergir el culo del hueso en un recipiente pequeño con agua de modo que los palillos se apoyen en el borde del recipiente ya que la clave consiste en tener la parte inferior del hueso siempre húmeda y la parte superior siempre seca. Cuando empiece a salirle la raíz se puede plantar en tierra; cuanto más grande sea la maceta mejor, ya que la raíz requiere bastante profundidad y crece rápidamente. Después es conveniente regarlo con agua pulverizada y que tenga un buen drenaje para evitar los encharcamientos que hacen que se pudran las raíces. El primer año hay que tenerlo dentro de casa porque es sensible a temperaturas extremas, a ser posible cerca de una fuente de calor moderado y con luz y humedad (como la calefacción; yo, por ejemplo, lo tengo entre el deshidratador, que desprende aire tibio y humedad, y la ventana), y la primavera siguiente ya se puede trasplantar al exterior (preferiblemente rodeado de otros árboles para que lo protejan). Y, por último, se requieren grandes dosis de paciencia debido a que tarda bastante tiempo en salirle la raíz y también en empezar a crecerle el tallo, así que no hay que preocuparse sino disfrutar del proceso de ver crecer a nuestro aguacate. Mi aguacate ya alcanza el medio metro y tiene seis preciosas hojas, de las cuales la más grande tiene una longitud de quince centímetros.

1/2 lechuga
1/2 piña
1 mango
1 aguacate
1 tomate
1/2 lima, zumo
.
Picar la lechuga lo más finamente posible.
Vaciar la media piña, y cortarla en dados. Reservar la cáscara.
En una ensaladera, echar la lechuga y la piña. Añadir el mango, el aguacate y el tomate troceados también en dados.
Aliñar con el zumo de lima (o de limón) recién exprimido, y darle bien de vueltas para que se mezcle todo.
Rellenar la cáscara de la media piña con la ensalada y servir recién hecho.