El anacardo es uno de mis frutos secos favoritos, quizás el que más… y además las fresas me encantan, así que esta combinación me parece sencillamente deliciosa.

1 litro leche de anacardo
1 kilo fresas
.
Limpiar bien las fresas, quitándoles todas las hojas y los rabitos.
Poner en el vaso de la batidora la leche de anacardo y las fresas, y batir todo (también se podrían echar algunos dátiles deshuesados para endulzar, aunque para mi gusto no le hace falta porque así solo queda perfecto).
Servir recién hecho, o conservar en la nevera.