La última vez que estuve en la zumería BB+Zumo de Bilbao (Plaza Nueva, 4) me sentía valiente y aventurera, así que decidí arriesgar y probar un batido de hortalizas entre cuyos ingredientes estaban el apio y el jengibre. Mientras lo preparaba, me fijé en que la chica ponía pequeñas cantidades de estos ingredientes más fuertes de sabor. Cuando lo probé, noté ese puntito picante del jengibre, aunque para mi sorpresa se dejaba beber bastante bien. Pues siguiendo con mi aproximación progresiva al apio, me he preparado este batido para desayunar y hasta creo que la próxima vez le echaré ya media rama de apio.

Desde hace un par de días lleva visitando nuestro pequeño huerto urbano un insecto polinizador al que le han gustado las florecillas de la planta de trigo sarraceno. La verdad es que da gusto verle trabajar tan afanosamente… y así sí que se nota que ya estamos en plena primavera.

3 naranjas
2 zanahorias
1/4 rama de apio (con sus hojas)
1 dado jengibre fresco (1!2 cm aprox.)
1 vaso agua
.
Exprimir las naranjas; pelar las zanahorias y el trocito de jengibre.
Trocear todos los ingredientes y batirlos con el agua. Servir recién hecho.
.
Actualización: He ido aumentando poco a poco la cantidad de apio hasta llegar sin problemas a ¡dos ramas de apio! También he probado variaciones del batido utilizando otras frutas como pera y manzana en lugar de naranja.