Vi esta receta de Frederic Patenaude de la mano de Kevin Gianni en The Renegade Health Show y me llamó mucho la atención a pesar de que no me entusiasma el apio. Así que me animé a plantarle cara al apio (eso sí, poco a poco) y me puse manos a la obra. La receta original utiliza tres ramas de apio y una cebolleta; no me quería arriesgar a que quedara muy fuerte de sabor, así que he usado media rama de apio y media cebolleta…  me ha gustado el resultado, se le nota un puntito a apio aunque se puede comer muy bien. Para quienes les guste o estén más acostumbrados al apio pueden echar las tres ramas.

Ayer fue un día repleto de buenas experiencias, aunque un tanto ajetreado, por lo que esta rápida y rica sopa vino de perlas. Fuimos al mercado agroecológico de Zaragoza a primerísima hora de la mañana; ya estaba lleno de gente pero pudimos hacernos con un buen aprovisionamiento de olivas negras naturales, almendras, lechugas variadas (lollo rosso, maravilla y batavia), apio, peras de agua y naranjas. Después asistimos a un Taller Sensorial de Alimentos en el Aula de Medioambiente Urbano (La Calle Indiscreta) organizado por Slow Food Zaragoza, en el que aprendimos, entre otras cosas, cómo hacer una cata básica. Por la tarde fuimos a la boda de unos amigos, que fue preciosa y llena de bonitos detalles; más abajo dejo una foto del regalo que nos hicieron a los invitados, que me encantó, una botella de aceite de oliva virgen extra con denominación de origen del Bajo Aragón.

2 mangos
1 tomate
1 pepino
1/2 rama de apio
1/2 cebolleta
1 puñado perejil
1 pizca pimienta cayena
.
Poner en el vaso de la batidora troceados los mangos (sin piel ni hueso), el tomate, el pepino, el apio, la cebolleta. Añadir perejil y cayena al gusto.
Batir bien todo, y servir adornado con otra pizca de pimienta y hojitas de apio (o con daditos de tomate y pepino, como en la receta original).
.