Aunque como buena fan del helado me gusta tomarlo durante todo el año, ahora que empieza a hacer calorcito apetece aún más. Así que, ¿qué mejor manera de disfrutarlo que hecho con unas ricas frutas naturales y ecológicas? Y para rematar lo he saboreado esta tarde al sol en el balcón, oliendo el agradable aroma de mi planta de hierbabuena.

3 plátanos
2 docenas fresas
agua
.
Pelar los plátanos y cortarlos en rodajas; quitar los rabitos de las fresas y partirlas en mitades o en cuartos.
Meter toda la fruta en un recipiente hermético, y guardarlo en el congelador durante 24 horas (se puede dejar preparado días o incluso semanas antes).
Cuando la fruta esté totalmente congelada, ponerla en el vaso de la batidora, añadir un un chorrito de agua (lo justo para ayudar a batir) y triturarlo todo con la batidora hasta que el helado esté cremoso y uniforme.
Formar bolas y servir recién hecho.