Elena, del blog El delantal verde, me ha descubierto este postre dulce, cremoso, de sorprendente sabor y la mar de fácil de preparar. He probado a usar tanto leche vegetal como agua para remojar los higos y en ambos casos me ha gustado el resultado. Además yo he usado cacao para espolvorear por encima, aunque también me aventuré a experimentar con canela (adoro la canela…).

12 higos secos
1 vaso leche vegetal
cacao puro en polvo
.
Retirar los rabos de los higos y partirlos en cuatro partes. Colocarlos con la leche vegetal en un recipiente tapado y dejarlos macerar toda la noche. Pasarlos por la batidora con movimientos suaves para conseguir una textura espumosa.
Espolvorear cacao puro en polvo por encima, y servir muy frío.