Brownie (en inglés, “marroncito”) es un pastel de chocolate pequeño y sabroso. Se cree que fue descubierto por accidente, cuando un cocinero que intentaba hacer un pastel de chocolate olvidó usar levadura.

La receta básica de la versión cruda del brownie solamente lleva tres ingredientes, aunque he encontrado tantísimas versiones en internet que no sabría a quién reconocer su autoría. Otras recetas incluyen vainilla, canela, bayas goji, etc. Para los paladares golosos (como el mío) es un verdadero vicio… y lo mejor de todo es que se prepara en cinco minutos.

1 vaso nueces picadas
1 vaso dátiles deshuesados
1/4 vaso cacao puro en polvo
.
Triturar todos los ingredientes con la batidora (yo molí primero las nueces para que resultara más fácil, luego añadí dátiles y cacao y trituré).
Apelmazar la masa resultante en una fuente rectangular con la ayuda de una cuchara, dejando un grosor de unos 2 ó 3 centímetros.
Dejar reposar en la nevera al menos 1 ó 2 horas (se puede dejar incluso durante la noche).
Partirlo en cuadraditos con un cuchillo, y servir.