La espinaca fue cultivada por primera vez en Persia y de ahí deriva su nombre (اسفناج esfenaj). Es rica en vitaminas A y E, yodo y varios antioxidantes.

Lo genial de las ensaladas es que se puede preparar una diferente cada vez con los ingredientes que más gusten o con los que se tenga a mano en un momento dado. Es en estas ocasiones cuando se decubren las combinaciones más insospechadas y deliciosas.

hojas de espinaca fresca
1 mandarina
2 tomates secos
1 cucharada piñones
1 cucharada uvas pasas
1 cucharadita semillas de amapola
aceite de oliva virgen extra
vinagre de manzana
.
Poner a hidratar los tomates secos en agua.
Colocar en una ensaladera una base de un buen puñado de espinacas frescas troceadas.
Picar los tomates secos y echarlos sobre la espinaca.
Añadir los piñones y las uvas pasas.
Poner por encima los gajos pelados de la mandarina, y echar las semillas de amapola.
Aliñar con aceite de oliva y vinagre de manzana. Servir recién hecho.