No me suele gustar ponerle un falso nombre a una receta pero, aunque esta ni lleva arroz ni lleva leche, no he podido evitar hacerlo en esta ocasión porque está tan lograda que es como si estuviera comiendo arroz con leche, ¡que me encanta! La he descubierto en el libro Transitioning to living cuisine de René Oswald, cuya premisa es que nunca hay que quitarse una comida que nos guste hasta que encontremos algo todavía mejor con lo que sustituirla. Aquí he puesto la receta original, aunque la próxima vez probaré a usar menor cantidad de trigo sarraceno (y quizá también menos pasas) para que quede más caldoso y un poco de corteza rallada de limón, ya que creo que así estará aún más rico.

Lo dejé anoche medio preparado para poder tomar un enérgico desayuno que me permitiera aguantar toda una mañana en un curso sobre horticultura ecológica en el Parque Luis Buñuel (o Parque del Agua) de Zaragoza. Bueno, pues no sólo no he tenido hambre hasta la hora de comer sino que además el curso ha estado genial (primero una charla muy amena y didáctica por parte de un agricultor ecológico de la provincia, y luego una visita guiada por el huerto del parque en la que nos han regalado algunas verduras y aromáticas, plantitas de acelga y de tomate cherry y un certificado de asistencia).

1 vaso trigo sarraceno
1/2 vaso anacardos
1/2 vaso coco rallado
1/2 cucharadita canela en polvo
1 pizca nuez moscada
1 vaina cardamomo
2 dátiles
3/4 vaso agua
1/2 vaso uvas pasas
.
Remojar el trigo sarraceno durante 15 minutos, escurrirlo y dejarlo reposar a temperatura ambiente durante 8 horas o toda la noche (yo lo dejé en el mismo escurridor durante la noche).
Poner en la batidora los anacardos, el coco rallado, la canela, la nuez moscada, el cardamomo, los dátiles (deshuesados y previamente remojados durante 15 minutos) y el agua. Triturar lo máximo posible.
Verter en un recipiente esta crema batida, y añadir el sarraceno y las uvas pasas. Mezclar todo, y servir.
.


Actualización: Después de varias pruebas, para mi, las cantidades que más se asemejan a un arroz con leche caldosito son 1/2 vaso de trigo sarraceno y 1/4 vaso de uvas pasas (es decir, la mitad de sarraceno y de pasas que la receta original); también le añado la cáscara rallada de medio limón, que le da el toque definitivo. Además, he descubierto que se obtienen mejores resultados triturando primero los ingredientes secos (anacardos, coco y especias) y añadiendo después el agua y los dátiles remojados y escurridos para batirlo todo junto.