Los aceites aromáticos proporcionan aroma y sabor más intensos, y además enriquecen los platos a los que acompañan. Además su elaboración es muy sencilla y económica. Las opciones son muy diversas: especias (albahaca, estragón, orégano, eneldo, romero, granos de pimienta, tomillo, hierbabuena, cilantro, clavo, cardamomo…), hortalizas (cebollino, tomates secos, dientes de ajo, guindillas…), frutos secos (nueces, piñones, avellanas…), semillas (sésamo, lino…), o múltiples combinaciones (nueces y orégano, tomate y ajo, romero y estragón, etc.).

Mi madre siempre suele tener en casa varias botellas de aceite aromático en preparación, y luego nos sorprende con unas ensaladas aliñadas muy apetecibles y saludables.

aceite de oliva virgen extra
especias / hortalizas / frutos secos / semillas
.
Meter en un recipiente hermético del tamaño deseado los ingredientes con los que se quiera aromatizar el aceite hasta cubrir el fondo de dicho recipiente.
Llenar el recipiente de aceite de oliva.
Cerrar y dejar reposar durante un mes. A partir de entonces se pasa por un colador y se guarda en un recipiente limpio para usarse normalmente