El objetivo de este experimento era hacer un endulzante natural, de consistencia y dulzor similar a una miel o sirope, para usar tanto en postres (crema de chocolate y avellana…) como en bebidas (infusiones, leches vegetales…). El resultado es que cumple su función a la perfección y no enmascara para nada el sabor de otros ingredientes. Y para rematar es tremendamente rápido y fácil de preparar.
.
dátiles
agua
.
Cortar los dátiles por la mitad a lo largo, quitarles el hueso y partirlos en cuartos (para la cantidad de sirope que se ve en la foto empleé doce dátiles).
Ponerlos en remojo con agua hasta cubrirlos por completo y dejar reposar toda la noche.
Escurrir totalmente los dátiles, y triturar muy bien con la batidora.
Conservar en la nevera.