Esta crema es una de las innumerables recetas en las que pueden emplearse los champiñones marinados, que si por si solos están buenísimos en crema ya están superiores. Como mejor está es servida en frío (aunque también podría templarse un poco si se prefiere), y resulta un plato muy apetecible y socorrido por su sencillez y su facilidad de preparación. A mi, sobre todo, me encanta para el verano.

6 tomates
6 cucharadas champiñones marinados
orégano picado
.
Poner en el vaso de la batidora los tomates troceados (yo no les quito la piel, pero se puede quitar si se prefiere) e incorporar los champiñones.
Batir muy bien todo (si queda muy espesa añadir un poco de agua hasta lograr la consistencia deseada), y espolvorear orégano picado por encima.