You are currently browsing the category archive for the ‘09. Dulces, Postres’ category.

Mi segunda propuesta para el CSC#13 con el tema de los pistachos.

100 gramos pistachos
50 mililitros leche vegetal
1 cucharada algarroba en polvo
1 cucharada sirope de agave

Triturar los pistachos lo más finamente posible (con molinillo o batidora potente). Añadir la algarroba, la leche vegetal y el sirope. Triturar un poco más hasta que la mezcla sea homogénea. Conservar en la nevera.

Un postre que no puede ser más sencillo, aunque no por ello menos delicioso, que vi en el blog Dieta Seignalet.

2 caquis
semillas de amapola

Pelar los caquis y quitarles las pepitas. Triturar con la batidora hasta lograr un puré fino, y dejar espesar un rato en la nevera. Servir adornado con semillas de amapola.

Vi esta preciosa cesta hecha con una sandía en el blog The Happy Raw Kitchen. Así no hay quien se resista a comer fruta.

1 sandía
otras frutas al gusto (melón, manzana, frambuesas…)

Lavar la sandía, cortarla en forma de cesta con cuidado (ver el paso a paso en fotos del enlace) y vaciar la pulpa. Hacer una macedonia con la pulpa de la sandía mezclada con otras frutas (yo utilicé un vacía-melones para hacer bolitas de sandía y melón, manzana roja en dados y unas pocas frambuesas) y rellenar la sandía. Guardar en la nevera hasta el momento de servir frío.

Esta original y divertida manera de comer sandía fresca la he encontrado en el blog Veggie Belly, que a su vez la vio en la revista Martha Stewart Living. Como no tenía hojas de hierbabuena fresca la he adornado con un lazo hecho con una tira de la corteza.

1 sandía
hierbabuena o menta fresca (opcional)

Lavar bien la corteza de la sandía. Cortar una rodaja gruesa de unos 5 ó 6 centímetros justo del medio de la sandía, la parte más ancha, y partirla en 8 porciones (yo he omitido este paso). De las otras dos partes sobrantes, sacar bolitas de sandía con un vacía-melones, y colocarlas sobre la rodaja gruesa que hace de base. Adornar con hojas de hierbabuena y guardar en la nevera hasta el momento de servir. Aprovechar los restos para hacer zumo o para comerlos tal cual.

Tras el éxito del sorbete de limón, seguimos refrescándonos lo que queda de verano con este delicioso sorbete de horchata. El método es el mismo, salvo que recomiendo endulzar un poco más la horchata porque al congelar pierde algo de dulzor, pero por lo demás está buenísimo.

1 vaso horchata
1/2 vaso agua
canela en polvo

Echar la horchata en un molde para cubitos de hielo, e introducir en el congelador durante unas 6 horas (se puede dejar más tiempo y tener una reserva siempre preparada). Poner los cubitos de horchata congelada y el agua en una batidora de vaso de alta potencia y triturar. Espolvorear con canela y servir recién hecho.

MENÚ

ARCHIVOS

TRADUCTOR

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 70 seguidores