El marinado es una técnica de preparación bastante empleada en la comida crudívora. Consiste en poner los alimentos crudos en remojo de un líquido aromático (aceite, vinagre, zumo de limón, especias…) durante un tiempo determinado (desde unas horas hasta semanas) para que esté más tierno y/o más aromatizado. Antiguamente se utilizaba como método de conservación de algunos alimentos.

Los champiñones marinados alcanzan una textura muy parecida a la cocinada y un sabor intenso y delicioso. Además se pueden hacer variaciones al gusto respecto a las especias y los condimentos o marinar setas en lugar de champiñones. Resultan perfectos para ensaladas (que además se pueden aliñar con el líquido sobrante del marinado para aprovecharlo), tostadas, bocadillos, patés, sopas… las posibilidades son infinitas.

250 gramos champiñones
4 cucharadas aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita aceite de sésamo
4 cucharadas vinagre blanco de arroz
1 cucharadita tamari (salsa de soja fermentada, sal y agua)
1 cucharadita zumo de limón
1/2 cucharadita ajo en polvo
1/2 cucharadita cebolla en polvo
1 pizca pimienta negra
1 cucharadita orégano picado
.
Lavar muy bien los champiñones y cortarlos en láminas lo más finas posible.
Colocarlos en el fondo de un plato hondo o fuente y aliñarlos con los aceites, el vinagre, el tamari, el zumo de limón y las especias.
Dejarlos reposar en la nevera durante toda la noche.
About these ads